Solicitar prestamos sin perder el control

Comprarse un vehículo, hacer una reforma en el hogar, o bien financiar unos estudios son ciertos motivos primordiales para solicitar un préstamo personal. Sin embargo, para poder adquirir este producto financiero es esencial cumplir con una serie de requisitos como por servirnos de un ejemplo, tener un contrato de trabajo o bien probar solvencia económica suficiente. Además de esto, tener en consideración otros aspectos como por servirnos de un ejemplo, el género de comisiones o bien intereses que solicita el banco, puede asistir a que este producto financiero no salga más costoso de lo aguardado.

No solicites más dinero del que precisas

Hace unos años, al solicitar un préstamo era usual que el banco te ofreciera una cantidad mayor a la que pedías. De esta manera, si el motivo inicial para solicitarlo era mudar la cocina de tu casa, por último terminabas por reformar asimismo el baño, o bien adquirir muebles nuevos. Actualmente, la crisis económica ha hecho que esta tendencia cambie, tanto por la parte de los bancos como de los clientes del servicio. Los primeros ya no conceden préstamos tan a la ligera, y los segundos piden solamente el dinero que precisan para cubrir un fin específico. Y es que como resulta lógico, las entidades no prestan dinero de forma altruista. Cuando solicitas un préstamo deberás devolver el dinero que te han prestado, así como los intereses, comisiones, etcétera lo que va a hacer que la suma total a adeudar sea sensiblemente superior a la que te prestaron. Por esta razón, al solicitar un préstamo ajusta al límite la cantidad que deseas pedir y evitarás abonar más intereses por él.

No te retrases en los pagos

Cuando vas a pedir un préstamo, es fundamental que abones las tasas en el plazo de tiempo que hayas registrado con la entidad, sin esperar un solo día de mas. Si aceptas y realizas el pago después de lo que contempla el contrato de los mini creditos de wonga, la entidad va a poder penalizarte al introducir una serie de intereses por causa de la demora, que acostumbran a ser considerablemente más grandes que las tasas ordinarias. Si esta situación se repite, o bien dejas de abonar alguna mensualidad, tu deuda no va a desaparecer, sino se acrecentará y podrían llegar a embargar tus recursos o bien cuotas bancarias. Por esta razón, ya antes de solicitar un préstamo cerciórate de que puedes hacer frente los costes del prestamos.

Justifica el gasto

Cuando solicitas un préstamo, la mayor parte de entidades te van a preguntar exactamente en qué pretendes invertir dicho dinero, en tanto que es una información que les da cierta seguridad. No es exactamente lo mismo que desees un préstamo para saldar deudas precedentes, que para adquirirte un turismo. Por esta razón, la mayor parte de entidades ofrecen préstamos concretos para la financiación de un fin concretamente, por poner un ejemplo la adquisición de un turismo, las reformas del hogar, los estudios, etcétera Estos productos cuentan con unas condiciones y ventajas concretas. Sin embargo, a fin de que el banco te conceda esos beneficios vas a deber acreditar con los documentos pertinentes que el fin del préstamo es el que has indicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *